Actualidad, General, Personal, Poesía

La vida a veces

Carlos del Amor es un periodista singular que escapa a todos los perfiles, un enviado especial a la vuelta de la esquina, según él mismo dice. Me gusta. Siempre me han gustado sus piezas breves, inteligentes y originales, como islas imaginadas en medio de los tonos grises de las noticias del Telediario. Le reconozco, sobre todo, su capacidad para extraer de un gesto, de un color, de una actitud, de una mirada, una noticia, una crónica diminuta sobre un personaje, un evento cultural o un acto cotidiano.

En estos días, Carlos del Amor anda promocionando su primer libro, La vida a veces, un libro de relatos, de historias singulares, que presentó hace algunas mañanas  en el programa de Pepa Bueno y Gemma Nierga, en la SER. El libro toma el título y comienza con ese poema de Gil de Biedma que, a pesar de su grandeza, yo no tenía en el recuerdo.

Como lector de pequeñas dosis de poesía, admiro los poemas de Gil de Biedma y vuelvo a su lectura recurrentemente, como sólo se hace con aquellos textos que, sean poemas o relatos, tienen la hondura precisa para hacerlos atemporales.

El poema, leído por la voz acariciadora de Carlos del Amor, atenúa el sentido de unos versos demoledores.

La vida, a veces

“La vida a veces”

La vida a veces es tan breve
y tan completa que un minuto
– cuando me dejo y tú te dejas –
va más aprisa y dura mucho.

La vida a veces es más rica.
Y nos convida a los dos juntos
a su palacio, entre semana,
o los domingos a dar tumbos.

La vida entonces, ya se cuenta
por unidades de amor tuyo,
tan diminutas que se olvidan
en lo feliz, en lo confuso.

La vida a veces es muy poco
y tan intensa -si es tu gusto-
Hasta el dolor que tú me haces
da otro sentido a ser del mundo.

La vida; luego, ya es nosotros
hasta el extremo más inmundo.

Porque quererse es un castigo
y es un abismo vivir juntos.

Jaime Gil de Biedma

Estándar