Archivo de la etiqueta: guerra

Terror en París. Acotaciones

  1. La barbarie y el terror no dejan de conmocionarnos nunca. Sin embargo, pareciera que hayamos desarrollado mecanismos colectivos que nos permiten su asimilación a lo largo de la historia sin que aparezca la necesidad de buscar soluciones justas para que no se repitan. Y, también, para no preguntarnos por qué no dejan de hacerlo.
  2. Los 129 muertos en París no pueden tener justificación alguna, ni humana ni política o religiosa ni según cualquier otra consideración.
  3. París todosTampoco pueden tenerla los tres mil muertos de las Torres Gemelas (2001); los 202 de Bali (2002); los 171 en Irak; los 106 en Kerbala y los 65 en Bagdad (2004). Igual que los 191 que fueron asesinados en los trenes de cercanías en Madrid ese mismo año y  las 56 muertes causadas por explosivos en el metro de Londres en 2005, ni los 60 turistas muertos en hoteles en Amán (Jordania) y los 185 en tres suburbanos de Bombay (2006). Como tampoco los 250 al estallar cuatro camiones bomba en Nínive (Irak) y los 130 en Karachi en 2007. Los 165 en Bombay en 2008. Los 77 asesinados en Noruega en 2011. Los 126 escolares en Pecharvar (Pakistán) en 2014. Ni la masacre en Charlie Hebdo, ni los 147 muertes de Garissa (Kenia), las 38 de Túnez, las 102 en Ankara y los 41 muertos en Burch Barache en el Líbano; todos ellos en este año de 2015. Tampoco, desde luego, las víctimas de las guerras de Irak, Kuwait o Afganistán.
  4. Los muertos se hundirán en el cajón oscuro de la memoria colectiva, mientras que sus seres queridos los acomodarán en el recuerdo ténebre de su frustrada presencia. Si acaso su memoria —ni siquiera sus nombres— servirán de excusa y justificación para próximas venganzas con la misma determinación y frialdad con que actuaron los ejecutores de los seis atentados simultáneos en la sala de fiestas Bataclan, en la Terraza de Bonne Biere, en Saint Denis, en le Petite Camboyanne y en el Boulevard Voltaire. Pero, esta vez, en montañas lejanas de la vieja Europa.
  5. Convendría traer a escena y recordar episodios más o menos cercanos en los que no se han dejado de tomar decisiones geopolíticas y estratégicas desde la codicia, la rapiña o los intereses de las grandes potencias internacionales.: Palestina, El Sahara, Kosovo, Irak, Kuwait, Afganistán, Líbano, Siria… Escenarios abonados, todos ellos, para ser alimento adecuado del fanatismo y de la sinrazón.
  6. Los actos de guerra ya no son monopolio de los Estados. Ya no. En esta tercera guerra mundial a pedazos que parece que estemos viviendo, hemos aprendido a reconocer otros nombres del terror: Al Qaeda, Hezbollá, Estado Islámico o Daesh,… etc. que se erigen en avanzada de la venganza y de la Yihad.
  7. Lo fácil, lo inmediato, lo políticamente correcto, la zona de confort desde la que nos dejan intervenir es aceptar los marcos conceptuales que nos proponen para que pensemos en el elefante de la primacía de la civilización occidental y nos sintamos reconfortados al viralizar que todos somos París, o a declarar solemnemente que el dolor de Francia es el dolor de España. En fin.
  8. Lo complejo, lo difícil, es lo que va más allá de los sentimientos y de las emociones. Salirse de las respuestas y de las venganzas a corto plazo. Lo arriesgado es buscar soluciones para acabar con las desigualdades, la inequidad y la injusticia con el principal objetivo de universalizar los derechos humanos a lo largo del planeta, por encima de cualquier otra consideración.

A quién no interesa.

[Ver el artículo publicado en Motril@Digital]

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

35 años de prudencia española en El Sáhara

Después del desmantelamiento por la fuerza del campamento de Gdeim Izik, El Aaiun es una ciudad hermética, caótica y cerrada. Un lugar tomado por la policiía y por el ejército, ocupado por la represión que alimenta la mezquindad de los súbditos del joven rey que se dedican a perseguir y a saquear al pueblo saharaui. Un lugar cerrado para los medios de comunicación y las organizaciones internacionales por motivos de seguridad nacional donde hay muertos, heridos, detenidos, desparecidos… devastación en fin. Después de la ocupación y la masacre, comienza la limpieza étnica.

"Marruecos desmantela campamento"

El campamento saharaui arrasado por las fuerzas marroquíes

A pesar de todo ello, a pesar de la contestación social, de la indignación y de la vergüenza que tantos ciudadanos sienten, el gobierno de España desde ‘una actitud responsable, prudente y correcta’ lamenta pero no condena la actuación de Marruecos en el Sahara. Intereses de España, dicen; intereses de la Unión Europea con su socio preferente.

Cómo no sentir asco y vergüenza. Cómo admitir que haya intereses que sobrepasen los de los ciudadanos, los derechos humanos. Cómo aceptar los argumentos que, reconociendo la injustcia de la masacre humanitaria que está padeciendo el pueblo saharaui, defienden la inevitabilidad de la situación por  intereses comerciales, políticos o geoestratégicos. Difícilmente, verdad.

Quizás por ello, en la manifestación del día 13 en Madrid en la que decenas de miles de ciudadanos han apoyado al pueblo saharaui, muchos de sus jóvenes han desbordado la cabecera insititucional para adelantarse gritando ¡Queremos guerra! Como ayer en Tinduf (Argelia), donde cientos de saharauis pedían al Frente Polisario volver a las armas, al lenguaje del fuego y el hierro que practica Marruecos.

Manifestación en Madrid

Decenas de miles de manifestantes en Madrid contra la ocupación marroquí

La verdad es que este deseo no resulta extraño dado que la vía negociadora ya no parece tener más recorrido y prolongar la negociación es prolongar la agonía del pueblo saharaui.

Sin embargo, queda la esperanza: siempre que se lucha hay una posibilidad de victoria.

1 comentario

Archivado bajo General