General

Netnografía, entendiendo la realidad social online

Acabo de leer Netnografía, Investigación, análisis e interacción social online, la propuesta de Miguel del Fresno para avanzar en una teoría que permita entender la realidad social que se está produciendo en el ciberespacio, un nuevo espacio más de lo cotidiano. La netnografía vendría a ampliar el objeto de estudio tradicional de la etnografía al ocuparse en las formas de sociabilidad que se están dando en el contexto social online.

Portada NetnografíaNetnografía no es un libro de divulgación, no es un texto publicístico sobre la emergencia de los entornos sociales. Es un propuesta original con un planteamiento sólido y minucioso que establece las bases epistemológicas y metodológicas de una nueva disciplina científica.

La necesidad y la oportunidad de la nueva disciplina se justifica al entender que cada vez es menos significativa la separación entre los mundos offline y online, dos contextos sociales que se van fusionando en el día a día y en el que cada vez más millones de personas se incorporan con normalidad al uso de Internet movidos por diversos motivos. De este modo, el ciberespacio es en sí mismo un campo de investigación donde es necesario acceder con metodología científica.

La propuesta intelectual y teórica de la Netnografía resulta relevante para investigar, conocer y comprender la cultura de la comunidad online, su singularidad y su lógica. Se amplía así el ámbito del conocimiento en este contexto social para contribuir a reducir ‘el enigma de lo social’.

La originalidad en su planteamiento se encuentra, quizás, en la reformulación de los principios de la etnografía para la investigación netnográfica y, sobre todo, entender la cibercultura como un todo que debe ser comprendida a través de quienes la viven y desarrollan además del observador. Es decir, ‘estar allí’ como los primeros etnógrafos en las comunidades remotas buscando la singularidad humana. Y Miguel del Fresno está allí (since 2005), está aquí.

El futuro de la sociabilidad ampliada

Después de proponer las técnicas de trabajo de campo y los rasgos definitorios de la Netnografía, se avanza en diversas consideraciones del espacio social online que, a mi modo de ver, resultan interesantes y reveladoras:

  • Las relaciones sociales en Internet serían un grafo social en el que cada persona es un nodo, una realidad social ampliada
  • Además de las desigualdades clásicas (género, raza, renta…) aparece una nueva forma de desigualdad posicional derivada del capital social online de las personas
  • Los perjuicios del no acceso a Internet y a sus flujos crecen más rápidamente que los beneficios de acceso
  • La sociabilidad online forma parte cotidiana de la vida diaria de las personas y las relaciones sociales ya están hibridadas en ambos contextos
  • Los intereses y complejidad del contexto offline se van trasvasando de forma natural al ciberespacio en una misma experiencia social cotidiana normalizada.
  • En la búsqueda de la sociabilidad online se da una doble vertiente: búsqueda de identidad y deseo de comunicación.
  • La provisión e intercambio de información es quizás la fuente más evidente de apoyo social que podemos encontrar en Internet.

Algunas de estas consideraciones son retos sociales que entran en colisión con los intereses empresariales y con la realidad de una sociedad de mercado que se impone a las personas. Es por ello que, tras las tres primeras décadas de evolución,  las tendencias no resulten alentadoras: intervención de los estados, creciente regulación legal y administrativa y afán de control y vigilancia por las grandes empresas globales que se han apropiado de la producción del código. En definitiva, ‘una progresiva colonización del contexto online por los usos reglas y prácticas propios del mundo offline.’

Una nueva oportunidad perdida para construir una alternativa más comunicativa, según sostiene del Fresno que considera que los auténticos ciberanarquistas son las corporaciones globales y los abstractos mercados; el @yo_antitwitter más radical que reclama la insurgencia ante el anuncio de Twitter de censurar determinados contenidos que puedan ser considerados inapropiados.

Estándar
General

La educación encierra un tesoro

Educación a lo largo de la vida Conviene recordar las etapas clásicas de la educación y aún más dejarse seducir por su secuencia:

“Primero están las etapas iniciales, la del novicio al que se enseñan las reglas y la del aprendiz a quien se le enseña a comprender el contexto relevante de lo que aprende.

Luego vienen las etapas intermedias, la del individuo competente, a quien se entrena para que elija la perspectiva justa que le permita seleccionar lo importante,  controlar la ansiedad que acompaña al exceso de información; la del individuo verdaderamente eficiente, a quien se le acostumbra a decidir; y la del experto, quien se habitúa a decidir correctamente para ser capaz de responder a una situación rápidamente y sin titubeos.

Y se termina con las etapas finales: la del maestro, capaz de desarrollar un perfil y un estilo propio; y la del sabio, que comprende el sentido, o el sin sentido del mundo en que está, y a comparar mundos posibles”. (Pérez-Díaz, V ).

Estándar
Actualidad, Comunicación, General

22-M, ahora a votar

La semana que está a punto de terminar con las elecciones de mañana ha sido movida. Lo que se esperaba como una recta final de campaña tediosa y ajustada a los manuales de marketing electoral, se ha convertido gracias al movimiento 15-M en una semana en principio convulsa y luego animada en la que se ha cuestionado la esencia formal de un modelo político y social que resulta insuficiente e insatisfactorio para miles de ciudadanos.

A lo largo de la semana la revuelta cívica que ha extendido la etiqueta #democraciarealya ha cuajado en acampadas y movilizaciones de miles de personas en ciudades de toda España dando lugar a una nueva forma de movilizarse, de plantar cara,  de ofrecer respuestas y alternativas  a los problemas sociales de la inmensa mayoría de la gente.

AcampadaSo

El debate se ha animado.  El seguimiento informativo por parte de los medios de comunicación también ha tenido que adaptarse a las circunstancias, destacando el papel de un nuevo tipo de medios, ajenos a las empresas informativas tradicionales. Lo uno y lo otro, la revuelta cívica y el papel desarrollado por estos medios, no puede ser más saludable en términos democráticos.

Sin embargo, el entramado institucional de la democracia se ha revuleto ante la revuelta. Las Juntas electorales han cumplido con su papel al servicio del orden establecido. Los partidos políticos se han movido inquietos ante los movimientos. Los grandes medios de comunicación convencionales han informado con incomodidad y desconfianza ante el cuestionamiento de su papel por parte de los rebeldes acampados.

Al menos se ha animado el debate sobre la participación en las elecciones. Antes del 15M, era evidente la desafección de los ciudadanos   hacia un modelo de participación que se limita a las citas electorales periódicas. Seis días después, parece claro que es necesario reanimar la democracia, convertirla en algo más que votar cada cuatro años. Pero, también se ha suscitado la conveniencia o no de acudir a las urnas en esta cita electoral. Ha corrido la información sobre lo que supone no votar, hacerlo en blanco. Y se ha discutido en las acampadas y en las calles la oportunidad de hacerlo o de no hacerlo.

Yo lo haré. Confieso que tras las decisiones de las juntas electorales me surgieron muchas dudas. Ante actitudes como esas es muy difícl participar en este juego, mirar para otro lado sin asquearse de las decisiones de los instrumentos del poder, enfrentadas a la realidad más evidente.

Durante estos últimos días hemos podido asistir a la ceremonia de los posicionamientos de las diferentes formaciones políticas y de los medios de comunicación ante la rebelión de la ciudadanía en torno a #democraciarealya. Y no hace falta ningúna capacidad analítica especial para comprobar qué formaciones, qué líderes políticos, qué medios de comunicación han rechazado frontalmente a los acampados y sus propuestas, en definitiva quiénes han alentado el cumplimiento de la legalidad y el desalojo en defensa de su democracia (mejor no buscar la paradoja y no ahondar en el pedigree democrático de los partidarios del desalojo).

Otras formaciones han procurado acercarse a las bases del movimiento, identificándose con sus planteamientos y propuestas. Otras han manifestado ciert0 respeto, sensibilidad, la comprensión de los mayores. Por fin, no han sido pocas las organizaciones que han mantenido un silencio culpable.

El Roto

En cualquier caso, es complicado el papel de estos partidos políticos porque lo que se propone desde el movimiento #15M es un cambio en el marco conceptual. Es otro modo de organizarse. Otra manera de hacer las cosas que colisiona frontalmente con la esencia de las organizaciones e instituciones tradicionales.

Ante este panorama, si se decide votar, la decisión de a quién hacerlo no es fácil. De manera general, las respuestas desde las opciones políticas no difieren y en sus programas y en las actuaciones que han llevado a cabo está implícita la  aceptación de su sometimiento a una lógica ajena a los intereses de las personas, como mantenía el profesor Manuel Cruz en este artículo.

Sin embargo, el espacio para la decisión quizás pueda encontrarse en la actitud que los diferentes partidos han mantenido ante las movilizaciones del #15M y #democraciarealya. Quiénes se han puesto en frente y quiénes han procurado escuchar desde la distancia.

Estas actitudes pueden ser una buena pista que permita descubrir algún resquicio por el que colar el aire fresco y renovado de cientos de miles de ciudadanos que quieren otros pueblos, otras ciudadades, otros países, otro mundo que gire en torno a las personas y no al de los intereses de los mercados.

El deseo, y ojalá la realidad, es que el 23-M ya nada siga siendo igual.

Estándar
General

35 años de prudencia española en El Sáhara

Después del desmantelamiento por la fuerza del campamento de Gdeim Izik, El Aaiun es una ciudad hermética, caótica y cerrada. Un lugar tomado por la policiía y por el ejército, ocupado por la represión que alimenta la mezquindad de los súbditos del joven rey que se dedican a perseguir y a saquear al pueblo saharaui. Un lugar cerrado para los medios de comunicación y las organizaciones internacionales por motivos de seguridad nacional donde hay muertos, heridos, detenidos, desparecidos… devastación en fin. Después de la ocupación y la masacre, comienza la limpieza étnica.

"Marruecos desmantela campamento"

El campamento saharaui arrasado por las fuerzas marroquíes

A pesar de todo ello, a pesar de la contestación social, de la indignación y de la vergüenza que tantos ciudadanos sienten, el gobierno de España desde ‘una actitud responsable, prudente y correcta’ lamenta pero no condena la actuación de Marruecos en el Sahara. Intereses de España, dicen; intereses de la Unión Europea con su socio preferente.

Cómo no sentir asco y vergüenza. Cómo admitir que haya intereses que sobrepasen los de los ciudadanos, los derechos humanos. Cómo aceptar los argumentos que, reconociendo la injustcia de la masacre humanitaria que está padeciendo el pueblo saharaui, defienden la inevitabilidad de la situación por  intereses comerciales, políticos o geoestratégicos. Difícilmente, verdad.

Quizás por ello, en la manifestación del día 13 en Madrid en la que decenas de miles de ciudadanos han apoyado al pueblo saharaui, muchos de sus jóvenes han desbordado la cabecera insititucional para adelantarse gritando ¡Queremos guerra! Como ayer en Tinduf (Argelia), donde cientos de saharauis pedían al Frente Polisario volver a las armas, al lenguaje del fuego y el hierro que practica Marruecos.

Manifestación en Madrid

Decenas de miles de manifestantes en Madrid contra la ocupación marroquí

La verdad es que este deseo no resulta extraño dado que la vía negociadora ya no parece tener más recorrido y prolongar la negociación es prolongar la agonía del pueblo saharaui.

Sin embargo, queda la esperanza: siempre que se lucha hay una posibilidad de victoria.

Estándar
General

El Mainstream nuestro de cada día

Leo en EPS el reportaje de Olvido Alaska sobre Lady Gaga. Confieso que, en principio, Lady Gaga no me resulta atractiva, pero reconozco que el personaje no deja de interesarme. A mi y al parecer a muchísima gente más, si no vean: más 10 millones de personas la siguen en Facebook, más que a Obama. Dios!!!

Como casi siempre en este tipo de reportajes lo más relevante suele incluirse en los destacados que completan la información. En uno de ellos se hace un recorrido cronológico por la trayectoria de la Gaga, y ahí está: “En 2010 su portada en la edición USA de Elle allana su camino al mainstream”.

Durante el fin de semana es el enésimo  mainstream que me asalta. El más reciente en Babelia donde un escritor poco conocido afirma que su última novela que es “la más mainstream”.

Bueno. Qué es esto.

Confieso, otra vez, que estos términos a la vez que me inquietan, me atraen: mainstrem, lifestream, storytelling… Resonancias, sugerencias, atractivo, sonoridad de las palabras (igual que a Yoriento le encanta tórrido, por ejemplo) En este caso, supongo que se debe, entre otras cosas, a mi torpeza y escasa familiaridad con el idioma del imperio.

Busco pistas rápidas: en Wikipedia, en Google

Y aquí estamos: de algún modo se trata de entrar de lleno en el gusto de la gente normal, instalarse en el convencionalismo desde la ruptura inicial, desde la rareza, ser acogido en el reino del mercado, al fin y al cabo. Bueno.

El círculo se va cerrando, por fin. Víctor Gil, sociólogo, investigador, autor de Crossumer, de Coolhunting, coolhunter él, hace una aproximación a las competencias profesionales y al perfil de este nuevo profesional emergente en el ciclo Debate y Conocimiento de la Fundación Telefónica, junto con Manuel Serrano, consejero de la agencia Coolhunting Community, moderados por Juan Luis Polo, socio director de Territorio Creativo. Le sigo con interés a través de la excelente mediateca de la página de la Fundación: se trata de perseguir indicios para, finalmente, desvelar tendencias que tienen sentido sólo si son viables comercialmente, asumidas por lo tanto, por el mainstrem. Vale, reconocidas por públicos masivos, abosorbidas por la sociedad de consumo.

Por lo tanto, no se trata de productos de consumo diseñados y pensados así en origen, sino en la posiblidad de incorporar al mercado ideas, propuestas… de algún modo marginales, fuera de ese circuito, rompedoras, innovadoras.

Significa renunciar a planteamientos puros?. Con los años nos volvemos mainstream?

¿ O no?

Continuará.

Estándar
General

Morir

No suelo leer, normalmente, a Rosa Montero por diversas razones que no vienen al caso. Hoy, sin embargo, me llamó la atención el titular de su columna: Morir. Habla de Aminetu Haidar y de su decisión de dejarse morir por dignidad. Su actitud está logrando, de algún modo, que las miradas de muchos de nosotros, de eso que antes se decía la opinión pública (no sé si en estos tiempos en red sigue teniendo sentido ese concepto de la comunicación de masas), de la política, de los medios de comunicación se dirijan al Sahara, sobre todo a los saharauis y a Tinduf, los campamentos de refugiados.

Visitar Tinduf, convivir dos o tres días nada más con una familia de refugiados marca profundamente con una herida que dibuja con trazos gruesos el Sahara en tu corazón.

Cuando llegué a la hammada busqué el cielo estrellado por ver si sentía lo que contaba Bowles de las noches del desierto y no vi nada más que estrellas lejanas y desamparo.

Volví con una vergüenza occidental de la que no he sabido, ni querido desprenderme.

Estándar