Fundido a black

En ocasiones, uno no sabe cómo empezar.

No se trata del vértigo del espacio en blanco, no, sino de que se te agolpan en el borde de los dedos tantas cosas qué decir o que escupir, como es el caso, que no resulta fácil alinear las primeras frases de modo que te lleven a hilvanar el relato que se pretende. Lo de las tarjetas black, las tarjetas opacas de Caja Madrid-Bankia, es una de esas ocasiones.

Desde que se conoció en detalle la utilización perversa de estas tarjetas de empresa, se han dicho muchas cosas. Quizás casi todas, lo que nos ha permitido hacernos o confirmar la idea de la corrupción intrínseca del sistema, cuando ésta es estructural y tiene sólidas bases. La corrupción en nuestro país es de amplio espectro.

Logo_Bankia_Fundaci_n

Estamos penosamente acostumbrados a los escándalos –ese eufemismo que encubre y maquilla todo tipo de actos indecentes, cuando no delictivos–. Una tarea, ésta de acostumbrarnos, socializadora que, como todas ellas, lleva su tiempo y dedicación y en la que se han empleado con intensidad las estructuras institucionales de poder desde no se sabe muy bien cuándo. Personalmente se me viene a la boca aquella arrogante frase del franquismo de que todo está atado y bien atado porque, al menos personalmente y de modo global, creo que de aquellos polvos vienen estos lodos. Y es que, de algún modo, quien  ha detentado el poder en su sentido más extenso  en los últimos cuarenta años (otra reminiscencia) en nuestro país, es una generación de españoles heredera directa del franquismo ( a su favor o en su contra), si no de sus formas, sí de sus esencias y de las lógicas de su evolución histórica.

Hemos interiorizado, también, que el poder corrompe y que inocula a quienes lo detentan el convencimiento de la impunidad.

Todo ello, nuestras costumbres que consienten los escándalos y nuestras creencias, que han permitido que los poderosos sean impunes, forman, como digo, parte de nuestro acervo cultural.

Ese sentimiento de impunidad generacional de todas estas gentes, 82 consejeros o directivos y 4 consejeras o directivas, tiene su reflejo en el cómo, cuándo y para qué han utilizado sus tarjetas.

Entre todos ellos, y un poco ellas, gastaron 15.249,3 millones de euros entre 1999 y 2012. A todos  les pareció de lo más natural gastar en ejercicio de la representación de su cargo cantidades indecentes en determinados productos, servicios y objetos que, según mantendrá el impune, contribuirían a los objetivos corporativos de Caja Madrid-Bankia. También considerará el corrupto que poco tiene que ver con el asunto haber gastado esas cantidades cuando la entidad estaba estafando ciudadanos de a pie con las preferentes. O desahuciando a familias enteras de sus humildes viviendas. Y menos aún que la entidad protagonizara el mayor rescate de nuestra historia: 23.500 millones de dinero público.

No hay diferencias entre unos y otros. No hay matices de color e ideología. Comparten idénticas o parecidas pautas de consumo. Todos han sido iguales –y esto último duele decirlo cuando tanto nos hemos empeñado algunos en desmentir ese lugar común del todos son iguales–.

Pero conviene fijarse detenidamente en alguno de ellos, aunque sólo sea como botón de muestra.

Decir Blesa es decir Aznar

Blesa con AznarMiguel Blesa de la Parra, funcionario y financiero, presidente del Consejo de Administración de Caja Madrid desde 1996 a 2009. Fue nombrado por su amigo José María Aznar para dirigir la entidad financiera cuando ejercía como abogado especialista en Derecho Tributario. Su nombramiento fue apoyado por los consejeros del Partido Popular, Izquierda Unida y Comisiones Obreras. Desde 2013 está siendo investigado judicialmente por irregularidades durante su gestión.

Es sobradamente conocido su modo de vida, su afición a la caza mayor y a los safaris, su gusto por la buena mesa y por los artículos de lujo. También la relevancia de su papel en el caso de la estafa de las preferentes y su desprecio hacia los preferentistas. Hasta ahora, a pesar de todo lo que se sabe y de que (creo) nadie puede dudar de que se trata de una persona despreciable, la única consecuencia de la investigación judicial ha sido la expulsión de la carrera judicial del juez que llevaba la causa y tuvo la osadía de mandarle a prisión, Elpidio Silva.

Blesa es la piedra angular de todo este asunto. Lo primero que hizo tras ocupar la presidencia del Consejo fue subirse considerablemente el sueldo, llegando a suponer 18 veces más que el su antecesor, Jaime Terceiro. Con elevados salarios, buenas dietas, tarjetas opacas y créditos a bajo precio todo el puente de mando de la entidad estaba controlado por Blesa para dirigir la entidad con placidez.

Decir Baquero es decir Paredes

Paco Baquero y María Jesús ParedesFrancisco Baquero Noriega. Empleado de banca,  afiliado a CCOO desde hace 40 años, y habitual en los órganos de dirección en su Federación en diversos cargos. Entre otros el de secretario de formación en los primeros momentos de la puesta en marcha del sistema público de formación continua, período en el que los recursos destinados al mismo eran considerables y la Federación de Banca era una de la de más peso e influencia dentro de la estructura del sindicato.  Baquero es la pareja de María Jesús Paredes, la rubia, todopoderosa secretaria de la Federación de Banca de Comisiones Obreras durante muchos años. Una referencia en el sindicato. Baquero es miembro del Consejo de Administración de Caja Madrid desde 2007.

La pareja Baquero-Paredes, desde que se retiraron del primer plano de la actividad sindical, se dedicó con bastante éxito, por lo visto, a los negocios de consultoría y gestión de la formación de no pocas Federaciones de CC.OO, enfrentándose en estos últimos años a diversas informaciones que desvelaban la existencia del importante patrimonio acuñado por la pareja.

Decir Iranzo es decir vocero de la élites económicas y financieras

Juan IranzoJuan Emilio Iranzo Martín, es Doctor en Económicas por la Universidad Complutense de Madrid. Catedrático de economía aplicada de la UNED, vicepresidente del Instituto de Estudios Económicos, Académico de la Real Academia de Doctores. Miembro de la Comisión Permanente del Consejo Asesor de Sanidad del Ministerio de Sanidad, Igualdad y Políticas Sociales. Desde comienzo de 2014 era consejero del Consejo Económico Social, en calidad de experto nombrado por el gobierno. Presidente de la Comisión de Gobierno y Responsabilidad Social del Consejo de Red Eléctrica Española. Es uno de los colaboradores habituales en el programa de televisión de Intereconomía El Gato al agua, lo que nos ha permitido conocer más de cerca sus opiniones económicas y políticas de carácter neoliberal, como se dice ahora.

Personalmente no  me resulta llamativo su gusto por la lencería fina, incluso le alabo el gusto. Pero entiendo menos que costeara ese buen gusto con la tarjeta corporativa, a no ser que se tratara de un gasto de representación asociado a alguno de sus otros gastos en Gabanna y en Gayarre, locales conocidos en distintos ambientes de la noche madrileña.

Estudió en el Ramiro de Maeztu y quienes nos cruzamos con él en alguno de sus pasillos, pero en ninguna de sus canchas de basquet, sabemos que, ya entonces, era un tipejo penoso tirando a patético.

Decir Moral Santín es decir corrupción ideológica y política

José Antonio Moral SantínJosé Antonio Moral Santín, profesor universitario, político. Presidente de Telemadrid entre 1991 y 1995, en representación de Izquierda Unidad. Vicepresidente del Consejo de Administración de Caja Madrid entre 1995 y 2012. Diecisiete años en los que se mantuvo en el Consejo y fue designado como miembro de diversos Consejos de Administración de empresas participadas por Caja Madrid.

Quienes han pasado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM saben perfectamente cuál es la catadura moral del personaje.

Decir Rodrigo Rato, es decir clanes del poder

Rodrigo Rato FigueredoRodrigo Rato y Figaredo, político y economista. Vicepresidente segundo del gobierno y ministro de economía entre 1996 y 2004. Director Gerente del Fondo Monetario Internacional hasta 2007;  presidente del Grupo Bankia entre 2010 y 2012 y consejero asesor para Latinoamérica y Europa de Telefónica.

Rodrigo Rato es bisnieto de Faustino Rodriguez-San Pedro y Díaz-Argüelles (ministro, diputado, senador y alcalde de Madrid) e hijo del empresario Ramón de Rato Rodríguez de San Pedro.

Tengo recuerdos del joven Rato, a la vuelta de su estancia en Berckeley (California), haciendo footing por las carreteras de Ciudad Real, circunscripción por la que presentó por primera vez como candidato al Congreso por Coalición Democrática, precuela del Partido Popular. Distante, pero simpático, con ese áurea de joven cachorro que imprime el carácter de los que ya se saben poderosos. Rato, en esa ocasión, a pesar de los esfuerzos de la Agencia que llevaba la campaña, no logró el escaño.

Como digo, son únicamente un botón de muestra. Quizás haya puesto un foco un tanto anecdótico, movido por mis demonios personales.

Quizás convendría señalar y poner nombres a los cuatro consejeros que no utilizaron la tarjeta.

Quizás, también, hacer referencia a las cuatro consejeras entre los 86 consejeros y directivos –un consejo y equipo directivo de cojones, sin lugar a duda–, aunque esto no sorprenda (otra de nuestras identidades culturales). Y, sobre todo, indagar en los gastos de sus tarjetas: ¿Compran ropa interior masculina en correspondencia a la afición de alguno de sus compañeros de consejo a la lencería femenina? Si fuera así, ¿dónde? ¿Tienen mayor sutileza en sus gastos, quizás?… Ahí les dejo una interesante vía de investigación.

Hasta 86 hay muchos más, pero no conviene extenderse.  No obstante, tengo la sensación de  que está entrada continuará.

Aunque hoy, no.

Escribo en esta mañana de domingo, también gris aquí en el Sur, todavía lenta y silenciosa mientras, supongo, que las tropas desfilan con orgullo por el Paseo de la castellana ante la mirada marcial del Rey Felipe VI, su consorte y sus vástagos, celebrando este 12 de octubre, día de la fiesta nacional.

Tanto orgullo patriótico en estos días!  En fin.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo General

3 Respuestas a “Fundido a black

  1. Pingback: Textos que comparto (13) | Entre los sauces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s