Dulce amante olvidada

Racimo

Racimo. Isabel Cáceres

Como el azahar invades

el espacio que ocupa

la intersección de tu ausencia.

En cada primavera vuelves

el aliento otoñal,

la risa alborotada y carnal.

Como la vid y el trigo acudes

al esplendor vagabundo que cosecho.

Como el olivo y la encina enraízas

ámbar y arena que cultivan

el latido de mi abrazo venidero.

En cada nuevo beso estás.

En su pecho floreces.

En sus labios brotas.

En su ausencia emerges.

En el aroma de su vientre encuentro
tu identidad primera.

Y vuelves.
Dulce amante olvidada

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Personal, Poesía

2 Respuestas a “Dulce amante olvidada

  1. De esas veces que lo apropiado parece entrar de puntillas y susurrar un saludo sin molestar…

    • Es verdad, no deja de volver con suavidad, como uno susurro, sí, para dar forma y hacer tangible lo que no dejo nunca de soñar.
      Gracias por tu visita, Isabel.
      Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s