Afanes, propósitos

Y no hay afán inútil
para el único afán de ser felices

Decorum

¿Y si el vivir no fuera tan distinto
a una pared desnuda,
a una madera ajada,
a aquel objeto al que otorgar su espacio?

¿Y si no fuese más que esta tarea
de encontrarnos decoro,
dignidad a un destino,
un poco de belleza en que ampararnos,
bajo un techo con paz que nos acoja?

¿Y si el pensar no fuera diferente
a este limpio trabajo de concierto
entra las meras cosas y el espíritu,
a este deber menor de hallar un ámbito
propicio al corazón, entre las cosas?

Con simpatía por lo desvestido,
con el apego pulcro hacia lo pulcro,
la vida mueble se nos rinde amiga.

Lo delicado todo
nos honra y nos regala
Lo bello verdadero
es nuestro bienestar y nos conforta

Cuando nos remontamos hasta el vértice,
cualquier ocupación llega a su música.

Y no hay afán inútil
para el único afán de ser felices

Carlos Marzal, Fuera de mi (2006)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lecturas, Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s