El Mainstream nuestro de cada día

Leo en EPS el reportaje de Olvido Alaska sobre Lady Gaga. Confieso que, en principio, Lady Gaga no me resulta atractiva, pero reconozco que el personaje no deja de interesarme. A mi y al parecer a muchísima gente más, si no vean: más 10 millones de personas la siguen en Facebook, más que a Obama. Dios!!!

Como casi siempre en este tipo de reportajes lo más relevante suele incluirse en los destacados que completan la información. En uno de ellos se hace un recorrido cronológico por la trayectoria de la Gaga, y ahí está: “En 2010 su portada en la edición USA de Elle allana su camino al mainstream”.

Durante el fin de semana es el enésimo  mainstream que me asalta. El más reciente en Babelia donde un escritor poco conocido afirma que su última novela que es “la más mainstream”.

Bueno. Qué es esto.

Confieso, otra vez, que estos términos a la vez que me inquietan, me atraen: mainstrem, lifestream, storytelling… Resonancias, sugerencias, atractivo, sonoridad de las palabras (igual que a Yoriento le encanta tórrido, por ejemplo) En este caso, supongo que se debe, entre otras cosas, a mi torpeza y escasa familiaridad con el idioma del imperio.

Busco pistas rápidas: en Wikipedia, en Google

Y aquí estamos: de algún modo se trata de entrar de lleno en el gusto de la gente normal, instalarse en el convencionalismo desde la ruptura inicial, desde la rareza, ser acogido en el reino del mercado, al fin y al cabo. Bueno.

El círculo se va cerrando, por fin. Víctor Gil, sociólogo, investigador, autor de Crossumer, de Coolhunting, coolhunter él, hace una aproximación a las competencias profesionales y al perfil de este nuevo profesional emergente en el ciclo Debate y Conocimiento de la Fundación Telefónica, junto con Manuel Serrano, consejero de la agencia Coolhunting Community, moderados por Juan Luis Polo, socio director de Territorio Creativo. Le sigo con interés a través de la excelente mediateca de la página de la Fundación: se trata de perseguir indicios para, finalmente, desvelar tendencias que tienen sentido sólo si son viables comercialmente, asumidas por lo tanto, por el mainstrem. Vale, reconocidas por públicos masivos, abosorbidas por la sociedad de consumo.

Por lo tanto, no se trata de productos de consumo diseñados y pensados así en origen, sino en la posiblidad de incorporar al mercado ideas, propuestas… de algún modo marginales, fuera de ese circuito, rompedoras, innovadoras.

Significa renunciar a planteamientos puros?. Con los años nos volvemos mainstream?

¿ O no?

Continuará.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s